Cultura Espectáculos

Mujer, directora, inventora, lesbiana. Dorothy Arzner.

Fecha: 21 julio, 2021

Mujer, directora, inventora, lesbiana. Dorothy Arzner

Por Sebastián López*

Dorothy Arzner fue redescubierta hace relativamente poco tiempo, y como estudiante de cine puedo decir que es imperdonable que dentro de las enseñanzas haya estado tan oscurecida no solo como directora, siendo quien dirigió la primera cinta sonora de Paramount y la primera mujer miembro del gremio de directores de Hollywood, sino también como inventora de uno de los utensilios imprescindibles a la hora de realizar las filmaciones. En su homenaje presentamos una breve biografía.

Dorothy Arzner nació en San Francisco, California, el 3 de enero de 1897. Creció en Los Ángeles, donde su padre tenía como propiedad un café que era frecuentado por los más reconocidos actores, directores y productores de Hollywood.

Era común ver a las estrellas del cine mudo en ese café; gente como Mary Pickford, Charles Chaplin, Mack Sennett y Douglas Fairbanks, entre otros.

Muchos dijeron que este contacto con la élite de Hollywood le habría cultivado una pasión por el séptimo arte que la impulsaría a seguir una carrera en este medio. Sin embargo, la propia Arzner desmintió estos dichos, asegurando que si el acercamiento con los famosos de la industria provocó algo en ella, fue más que nada disgusto.

Estudió en la Universidad de Southern, California, con la esperanza de convertirse en doctora. Al estallar la Primera Guerra Mundial se enlistó para conducir ambulancias. Sin embargo, abandonaría la carrera de Medicina poco después.

Luego de la Guerra la industria cinematográfica estaba necesitada de trabajadores y Arzner tomó aquella oportunidad. “Era posible para la gente sin experiencia tener una oportunidad si es que mostraban algún signo de habilidad o conocimiento”, dijo en 1974.

Gracias al contacto de una amiga, Dorothy pudo conocer a William DeMille, director de Famous Players-Lasky Corporation, compañía que con los años se convertiría en Paramount.

DeMille le dijo que explorara por una semana los departamentos del cine y que hablara con su secretaria. Con la recomendación de esta, Arzner decidió comenzar en el departamento de scripts, tipeando guiones, para así saber “de qué trataban las películas”. Duró tres meses ahí, para pronto convertirse en editora; en Realart Studio montó y editó 52 filmes.

Arzner fue convocada por Paramount para editar la película Blood and Sand (1922) de Fred Niblo, en la que además dirigió algunas de las escenas de las corridas de toro y editó íntegramente el filme, aun cuando su nombre no aparece en los créditos.

El trabajo de Arzner en Blood and Sand llamó la atención del director James Cruze, quien la contrató como escritora y editora para gran cantidad de sus filmes. Al punto que Cruze solía decir que ella era “su mano derecha”.

Tras ganar gran notoriedad en la industria, Dorothy amenazó con dejar Paramount e irse a Columbia si es que no se le daba una película para dirigir. Esto debido a que Columbia le habría ofrecido dirigir, con lo que Arzner cerró su paga y estaba a punto de marcharse. Antes de partir, Dorothy quiso despedirse de Walter Wanger, el jefe del estudio de Nueva York.

Pero, cuando dijo que se iba, Wanger le ofreció un trabajo en el departamento de escenografía y la posibilidad de dirigir en el futuro, propuesta a la que Arzner contestó: “No, a menos de que pueda estar en el set en dos semanas con una película de clase A. Preferiría hacer una película para una compañía pequeña y hacerla a mi gusto que hacer una película clase B para Paramount”.

Fue entonces que Wanger le convidó a dirigir una comedia, Fashions for Women (1927), la ópera prima de Arzner.

El filme fue un éxito comercial y llevó a Paramount a contratarla como directora para otras tres películas mudas: Ten Modern Commandments (1927); Get Your Man (1927); y Manhattan Cocktail (1928).

Rápidamente sería la encargada de dirigir la primera película sonora del estudio: The Wild Party (1929), el remake de una cinta muda que ella misma habría editado. Esta cinta tendría a Clara Bow en su primer papel en una película sonora y a Fredric March en su primer papel protagónico.

Se cuenta que Bow estaba sumamente nerviosa al tratarse de su primera película sonora, ya que no le gustaba su marcado acento de Brooklyn, y que su actuación se veía notablemente incómoda al no poder moverse libremente debido al sistema de micrófonos escondidos en zonas específicas del decorado. Para compensar esto, Arzner ató un micrófono a una caña de pescar, con la que seguirían a la actriz para que pudiera desplazarse libremente y decir sus diálogos con mayor naturalidad. Haciendo esto la directora creó uno de los inventos fundamentales del mundo del cine: el micrófono boom.

La cinta fue todo un éxito comercial y las críticas los favorecieron.

En seguida de The Wild Party, Dorothy dirigió 11 películas para Paramount, pero en 1932 dejó el estudio para trabajar de forma independiente, época en que sería la directora de sus obras más notables, como ser Christopher Strong (1933); Craig’s Wife (1936); y Dance, Girl, Dance (1940).

Todos estos filmes nos hablan del aspecto crítico de Arzner con la sociedad patriarcal, contra los estereotipos y roles de género y contra la visión de la mujer no como un individuo, sino que como un objeto.

Luego de su filme First Comes Courage (1943), Dorothy Arzner se retiró.

Muchos se cuestionan tal decisión, preguntándose si es que se debió a la llegada del Código Hays, que traía consigo la implementación incesante y sistemática de sexismo, homofobia y racismo al ámbito de Hollywood. Con todo, ella continuó haciendo cine al crear filmes de entrenamiento para la Women’s Army Corps durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1950 Arzner fundaría escuelas de cine en California, haría montajes teatrales y participaría en programas de radio.

En 1961 se une a la UCLA, en la Escuela de Teatro, Cine y Televisión, donde pasó cuatro años supervisando las clases de cine antes de retirarse en 1965.

Ella habría enseñado a un joven Francis Ford Coppola, de quien se convertiría en una gran referencia.

Orientación sexual

Dorothy Arzner no se vestía de forma convencional para la época, y la decisión de sus padres de enviarla a una escuela para señoritas en su juventud debido a su actitud de “marimacho” no tuvo efecto, así solía vestirse tal y como lo hacían los hombres.

Arzner también mantendría una relación de alrededor de 40 años con Marion Morgan, bailarina y coreógrafa, quien era diez años mayor.

Morgan coreografiaría secuencias de baile en algunas de las películas de Dorothy, como en Dance, Girl, Dance.

Arzner igualmente fue vinculada románticamente con un gran número de actrices, como Alla Nazimova y Billie Burke, y se sospechaba que habría tenido relaciones con Joan Crawford y Katharine Hepburn.

Dorothy Arzner nunca ocultó su orientación sexual ni su identidad. Vivió con Marion Morgan hasta su muerte, en 1971. En sus últimos años se fue a vivir al desierto, en La Quinta, California. Lugar donde murió a la edad de 82 años, en 1979.

* Sebastián López González, realizador cinematográfico y crítico de cine chileno-venezolano nacido en 1994. Es además músico, escritor, guionista y columnista cultural en diversos medios latinoamericano). Sus trabajos fueron considerados por docentes y críticos como un nuevo estilo con características originales.

0 comments on “Mujer, directora, inventora, lesbiana. Dorothy Arzner.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: