Análisis Europa Internacionales Rusia

Miradas: La estrategia de Occidente para desmantelar la ‎Federación Rusa

Por Thierry Meyssan

Domingo, 4 de Septiembre de 2022

En un regreso a las estrategias que Alemania aplicó durante la Primera Guerra Mundial ‎y posteriormente utilizadas también por Estados Unidos y por los nacionalistas ‎integristas ucranianos en tiempos de la guerra fría, las potencias occidentales acaban ‎de crear un «Foro de Pueblos Libres de Rusia». Lo que buscan es reeditar el ‎desmembramiento de la URSS y crear movimientos separatistas para, finalmente, ‎estimular la secesión en 20 regiones de la Federación Rusa.‎

EL IMPERIO ALEMÁN DE GUILLERMO II CONTRA EL IMPERIO RUSO DE NICOLÁS II

A principios del siglo XX, antes de las guerras mundiales, la inestabilidad reinaba en Europa central. ‎Dos poderes se enfrentaban en aquella vasta llanura. En el oeste se hallaban el Imperio alemán ‎y el Imperio austrohúngaro mientras que en el este se extendía el Imperio ruso. Las poblaciones ‎se veían obligadas a optar por un protector, sabiendo que las fronteras ya se habían modificado ‎muchas veces, sin que alguna de esas modificaciones pudiese considerarse definitiva. ‎

Sin embargo, el Imperio ruso se había quedado estancado durante varios siglos, dejando a sus ‎súbditos en una situación de ignorancia y de completa miseria mientras que el Imperio alemán ‎se había convertido en el principal centro científico del mundo y se desarrollaba a toda velocidad. ‎Así que la mayoría de los intelectuales de Europa central se inclinaron por Alemania más que por ‎Rusia. ‎

Durante la Primera Guerra Mundial, los ministerios de Exteriores alemán y austrohúngaro ‎emprendieron juntos una operación secreta, la creación de la Liga de Pueblos Foráneos de Rusia ‎‎(Liga der Fremdvölker Rußlands o LFR) , y ‎reclutaron gran número de intelectuales de alto nivel para dar vida a aquella entelequia. ‎Su objetivo era estimular el surgimiento de movimientos separatistas para provocar la implosión ‎del Imperio ruso. Aquella Liga incluso exhortó Estados Unidos –que no se incorporó a la guerra ‎hasta 1917– a “liberar” los pueblos oprimidos.‎

Dimitro Dontsov, quien posteriormente fundaría el «nacionalismo integral ucraniano», apoyó aquel movimiento, convirtiéndose incluso en su asalariado. ‎Sin escrúpulo alguno, Dontsov dirigió su sede en Berna y editaba su boletín mensual en francés, el ‎llamado Bulletin des nationalités de Russie o “Boletín de las Nacionalidades de Rusia”.‎

ESTADOS UNIDOS CONTRA LA UNIÓN SOVIÉTICA

‎Por otra parte, al final de la Segunda Guerra Mundial, la OSS estadounidense y posteriormente ‎la CIA organizaron el traslado de dirigentes anticomunistas de las derrotadas potencias del Eje hacia países del Tercer Mundo y los “reciclaron” introduciéndolos en diferentes gobiernos. La OSS ‎estadounidense y su sucesora, la CIA, crearon una Liga Anticomunista de los Pueblos de Asia ‎‎(Asian Peoples’ Anti-Communist League) alrededor del chino Chiang Kai-shek y posteriormente una ‎Liga Anticomunista Mundial (World Anti-Communist League o WACL). A esta última se integró el ‎ex primer ministro impuesto por los nazis en la Ucrania ocupada y nacionalista integrista ‎ucraniano, el nazi Yaroslav Stetsko. ‎Esa organización secreta sigue teniendo su sede en Taiwán, aunque cambió de nombre en 1990 ‎pasando a denominarse “Liga Mundial por la Libertad y la Democracia”.‎

No es casualidad que detrás de la guerra en Ucrania hayamos visto una serie de provocaciones ‎en Taiwán. Eso es sólo la lógica prolongación de toda una estrategia. La Liga siempre estuvo ‎financiada por los servicios secretos taiwaneses y todas sus acciones están clasificadas ‎en Taiwán como secreto militar. ‎

LOS NACIONALISTAS INTEGRISTAS UCRANIANOS CONTRA LA FEDERACIÓN RUSA

En 2007, o sea bajo el presidente Viktor Yutchenko, el nacionalista integrista ucraniano Dimitro ‎Yarosh creó en Ternopol –oeste de Ucrania– un «Frente Antimperialista», cuyo objetivo era ‎hacer estallar la Federación Rusa. Las maniobras de los años 1910 se basaban en la atracción que ‎podía ejercer el Imperio alemán, las de la época de la guerra fría se justificaban con el ‎anticomunismo pero esta tercera operación se sustentaba en la alianza con los yihadistas.‎

El terrorista checheno Doku Umarov, primer emir islámico de Ichkeria (Chechenia), iba a participar ‎en el encuentro de Chernopol pero no pudo salir de Rusia porque ya estaba siendo buscado ‎internacionalmente, así que lo que hizo fue enviar un mensaje de apoyo y los elementos reunidos ‎en Chernopol lo proclamaron copresidente de la organización allí creada, en presencia de ‎yihadistas provenientes de territorios como Crimea, Adiguea, Daguestán, Inguchetia, Kabardino-‎Balkaria y Osetia.‎

El ucraniano Dimitro Yarosh y numerosos nacionalistas integristas ucranianos ya habían luchado ‎junto a los yihadistas del Emirato Islámico de Ichkeria. En aquella época, la prensa occidental ‎loa presentaba como un «movimiento de liberación nacional» y silenciaba el hecho que Doku ‎Umarov imponía la sharia a las poblaciones de los territorios bajo su control. ‎

EL “FORO DE PUEBLOS LIBRES DE RUSIA”

‎Actualmente, en momentos en que los escritos de Dontsov son lectura obligada para los ‎‎120 000 elementos que componen las milicias nacionalistas integristas ucranianas y con Dimitro ‎Yarosh designado como consejero del jefe de las fuerzas armadas ucranianas, un “mecenas” ‎no identificado –probablemente el BND alemán, la CIA estadounidense, el MI6 británico, el AW ‎polaco, el VSB lituano y el SBU ucraniano– organizó en Praga, el 23 y el 24 de julio de 2022, un ‎‎“Foro de Pueblos Libres de Rusia” (Free Nations of Russia).‎

Parece que el SBU ucraniano tenía dudas en cuanto a participar y esa fue una de las razones por ‎las que Estados Unidos recomendó al presidente Volodimir Zelenski la destitución del jefe de la ‎inteligencia ucraniana. ‎

La expresión «Pueblos Libres» incluida en la denominación del Foro retoma la que ya habían ‎utilizado los nacionalistas integristas ucranianos, como el economista Lev Dobriansky, quien fundó ‎el “Comité Nacional de Naciones Cautivas” (National Captive Nations Committee) con ‎el presidente estadounidense Dwight Eisenhower y con el ya mencionado primer ministro ‎ucraniano designado por el III Reich, Yaroslav Stetsko. Dobriansky también participó después en la ‎creación de la Liga Anticomunista Mundial. Su hija, Paula Dobriansky, ha tenido un papel central ‎en el dispositivo de propaganda del Departamento de Estado y de la transnacional canadiense ‎Thomson Reuters. Bajo la administración de George W. Bush, Paula Dobriansky fue incluso ‎subsecretaria de Estado a cargo de Asuntos Globales. Pero el presidente Donald Trump ‎se opuso después a su nominación como subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos. ‎

El “Foro de Pueblos Libres de Rusia” utiliza la autodeterminación de los pueblos ‎como argumento para justificar el desmantelamiento de Rusia. La disolución de la URSS dio lugar a la aparición de ‎‎15 Estados diferentes, entre ellos la Federación Rusa. El objetivo actual es reeditar o prolongar ‎aquel proceso de partición para dividir Rusia en otros nuevos 20 Estados. Ya no se trataría sólo ‎de crear nuevos Estados en el Cáucaso sino también de modificar por completo el mapa de ‎Siberia, para influir en el vecindario de China. ‎

Pero, si bien es cierto que en ciertas regiones de Rusia existe un verdadero problema de ‎desarrollo, también es cierto que eso está en vías de solución con la creación de nuevas vías de ‎comunicación, inicialmente este-oeste y también, desde hace una decena de años, en la vertiente ‎norte-sur. Con la excepción de Chechenia, donde hoy reina la paz, los pueblos que los servicios ‎secretos occidentales pretenden «liberar» nunca han dado muestras de querer salir de la ‎Federación Rusa. ‎

Precisamente por eso tampoco es casualidad que el ministerio de Defensa de la Federación Rusa ‎esté resaltando la importancia de sus unidades chechenas en su operación militar especial contra ‎los «nazis» ucranianos en el Donbass –insisto en que prefiero denominarlos «nacionalistas ‎integristas ucranianos». Rusia pone así de relieve el hecho que, después de dos terribles guerras, ‎ha sabido satisfacer los reclamos chechenos. Al mismo tiempo, el líder de la República de Chechenia, Ramzan Kadirov,‎ exhorta su pueblo a hacer pagar a los nacionalistas integristas ‎ucranianos los crímenes que perpetraron en Chechenia. ‎

El 15 de agosto de 2022, el presidente ruso Vladimir Putin, perfectamente consciente de la ‎estrategia de Occidente, anunció la convocación a una conferencia mundial antinazi que se realizará en Moscú. ‎

Fuente: voltairenet.org

0 comments on “Miradas: La estrategia de Occidente para desmantelar la ‎Federación Rusa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: