China Economía Internacionales

Miradas. Argentina adhiere a la Ruta de la Seda, previendo las presiones que le arribarán desde diferentes direcciones.

Por Yoselina Guevara

Argentina firmó este 6 de febrero, un memorando de entendimiento con China sobre la nueva Ruta de la Seda, a través del director de la Comisión de Reforma y Desarrollo de China, He Lifeng, y el ministro de Asuntos Exteriores de Argentina, Santiago Cafiero. De esta manera el país suramericano forma parte de manera oficial, de la iniciativa de conectividad global del gigante asiático. La adhesión va acompañada de 13 documentos de cooperación que incluyen el desarrollo ecológico, la economía digital, a nivel espacial, la tecnología y la innovación, la educación y la cooperación universitaria, la agricultura, los medios de comunicación y la energía nuclear.

Ese mismo día, el presidente chino Xi Jinping, se reunió con su homólogo argentino, Alberto Fernández, que había viajado a China para asistir a los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebran en la capital china. El primer mandatario asiático, recordó que en 2022 se cumplirá el 50º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambas partes. Xi Jinping, reiteró que Pekín tiene la intención de fortalecer los intercambios de alto nivel y las experiencias en el gobierno y la administración del Estado, además de apoyar las posiciones para salvaguardar la soberanía, la seguridad y los intereses de desarrollo.

Para el gobierno chino, la nueva ruta de la seda debe ser una construcción conjunta entre las partes adherentes, que les permita aprovechar al máximo sus ventajas complementarias, poner en marcha los grandes proyectos existentes en materia de energía hidroeléctrica y ferrocarriles y profundizar en la cooperación en ámbitos como el comercio, la agricultura, la energía, la minería, las infraestructuras, la inversión y el financiamiento, sin dejar de lado la lucha contra el coronavirus.

El presidente Xi Jinping, también reafirmó el apoyo de China al pleno reconocimiento de la soberanía de Argentina sobre las Islas Malvinas, las Malvinas británicas que fueron objeto de una guerra entre Londres y Buenos Aires en 1982; una postura que fue inmediatamente condenada por la ministra de Asuntos Exteriores británica, Liz Truss. El jefe de Estado chino anunció que 2022, será el año de la cooperación y la amistad china-argentina y finalmente destacó que tanto China como Argentina, son países en desarrollo y comparten intereses comunes.

Por su parte, el mandatario argentino Alberto Fernández, expresó su voluntad de intensificar el trabajo con China, en la producción de vacunas y otras áreas. También pidió a su homólogo que promueva el ingreso de Argentina en el BRICS, el grupo de economías emergentes formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. Así mismo, Argentina reafirmó su adhesión al principio de “una sola China”, según el cual Taiwán es parte integrante del territorio chino y una provincia de Pekín. 

La Ruta de la Seda en Argentina

Para Argentina, esta adhesión se traduce inmediatamente en 23 mil 700 millones de dólares en inversiones y en la renovación del swap de divisas, un acuerdo bilateral entre los dos bancos centrales de Pekín y Buenos Aires para la regulación monetaria del comercio entre ambas naciones.

Es necesario recordar que el gobierno argentino acaba de llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para reestructurar la deuda de 44 mil 500 millones de dólares contraída en 2018, pero las arcas del Banco Central argentino están ahora mismo bajo los niveles mínimos en unos mil 500 millones de dólares, por lo que ampliar el acuerdo con Pekín, sirve para reforzar sus reservas de cara a futuros pagos al FMI.

Antes de su llegada a China, el presidente Fernández, había sostenido un encuentro bilateral con su homólogo ruso, Vladimir Putin, donde había hablado del deseo de Argentina de liberarse de la “dependencia económica” del FMI y de su principal accionista, Estados Unidos. Palabras que Fernández, habría pronunciado en una conversación privada con Putin, y que se filtraron a la prensa por un “error” en las declaraciones presidenciales. Error o no, Buenos Aires ha dejado claro, como nunca antes, su ambición de mirar más allá de las fronteras continentales, especialmente en dirección a Pekín.

Pero atención, los norteamericanos no están sólo admirando el panorama, viendo pasivamente como Xi Jinping, amplía su campo de acción en la zona que Estados Unidos ha considerado históricamente su patio trasero. Según un reciente informe del Congreso estadounidense, estos acuerdos servirían a Pekín para presionar a Buenos Aires para que no suspenda los numerosos proyectos sensibles que el Dragón tiene en marcha en el país sudamericano; desde la red eléctrica hasta la red ferroviaria y la estación de radar en la Patagonia, útil para el programa espacial chino, así como la creación de un centro logístico en Ushuaia. El as en la manga de los norteamericanos puede estar en que el acuerdo sobre la deuda alcanzado entre Argentina y el Fondo Monetario Internacional prevé un seguimiento continuo por parte de los funcionarios de la institución de Bretton Woods. Esto podría ser el mecanismo que utilizaría Washington para mantener a Buenos Aires bajo control.

________________________________________________________

Yoselina Guevara López Corresponsal en Italia. Fuente Revista Correo del Alba

0 comments on “Miradas. Argentina adhiere a la Ruta de la Seda, previendo las presiones que le arribarán desde diferentes direcciones.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: