Análisis EEUU Instituto Pétion

Miradas. EEUU. La próxima guerra civil ya está aquí.

Por Stephen Marche *

Nadie quiere lo que viene, así que nadie quiere ver lo que viene.

En vísperas de la primera guerra civil, las personas más inteligentes, más informadas y más dedicadas de Estados Unidos no pudieron verla venir. Incluso cuando los soldados confederados comenzaron su bombardeo de Fort Sumter, nadie creía que el conflicto fuera inevitable. El norte estaba tan poco preparado para la guerra que no tenía armas.

En Washington, en el invierno de 1861, Henry Adams, el nieto de John Quincy Adams, declaró que «ni un solo hombre en Estados Unidos quería la guerra civil ni la esperaba o pretendía». El senador de Carolina del Sur James Chestnut, que hizo más que la mayoría para provocar el advenimiento de la catástrofe, prometió beberse toda la sangre derramada en todo el conflicto. La opinión generalizada de la época era que no tendría que beber «ni un dedal».

Hoy en día, Estados Unidos se dirige, una vez más, hacia la guerra civil y, una vez más, no puede soportar afrontarla. Los problemas políticos son a la vez estructurales e inmediatos, la crisis es de larga duración y se está acelerando. El sistema político estadounidense se ha visto tan abrumado por la ira que incluso las tareas más básicas de gobierno son cada vez más imposibles.

El sistema legal es cada día menos legítimo. La confianza en el gobierno a todos los niveles está en caída libre o, como en el caso del Congreso, con índices de aprobación que rondan el 20%, no puede caer más bajo. Ahora mismo, los sheriffs elegidos promueven abiertamente la resistencia a la autoridad federal. Ahora mismo, las milicias se entrenan y arman en preparación para la caída de la República. Ahora mismo, las doctrinas de una libertad radical, inalcanzable y mesiánica se extienden por Internet, en la radio, en la televisión por cable, en los centros comerciales.

Las consecuencias de la quiebra del sistema norteamericano sólo empiezan a sentirse ahora. El 6 de enero no fue una llamada de atención; fue un grito de guerra. La policía del Capitolio ha visto aumentar las amenazas contra los miembros del Congreso en un 107%. Fred Upton, representante republicano de Michigan, compartió recientemente un mensaje que había recibido: «Espero que te mueras. Espero que se mueran todos los de tu familia». Y no se trata sólo de políticos, sino de cualquier persona involucrada en el funcionamiento del sistema electoral. Las amenazas de muerte se han convertido en un aspecto habitual de la vida laboral de los supervisores electorales y los miembros de las juntas escolares. Un tercio de los trabajadores electorales, después de 2020, dijeron sentirse inseguros.

EL PROBLEMA NO ES QUIÉN ESTÁ EN EL PODER, SINO LAS ESTRUCTURAS DE PODER

En estas condiciones, la política de los partidos se ha convertido sobre todo en una distracción. Los partidos y las personas de los partidos ya no importan mucho, ni en un sentido ni en otro. Culpar a uno u otro bando ofrece una especie de esperanza perversa. «Si sólo hubiera más republicanos moderados en el gobierno, si sólo el bipartidismo pudiera volver a ser lo que era». Tales esperanzas no sólo son imprudentes sino irresponsables. El problema no es quién está en el poder, sino las estructuras de poder.

Estados Unidos ya ha ardido antes. La guerra de Vietnam, las protestas por los derechos civiles, el asesinato de JFK y MLK, el Watergate… todas fueron catástrofes nacionales que permanecen en la memoria viva. Pero Estados Unidos nunca se ha enfrentado a una crisis institucional como la que afronta ahora. La confianza en las instituciones era mucho mayor durante la década de 1960. La Ley de Derechos Civiles contaba con el amplio apoyo de ambos partidos. El asesinato de JFK fue llorado colectivamente como una tragedia nacional. El escándalo del Watergate, en retrospectiva, fue una prueba del funcionamiento del sistema. La prensa informó de los crímenes presidenciales; los estadounidenses se tomaron en serio a la prensa. Los partidos políticos sintieron que debían responder a la corrupción denunciada.

Hoy en día no se podría hacer una de esas afirmaciones con ninguna confianza.

Dos cosas están sucediendo al mismo tiempo. La mayoría de la derecha estadounidense ha abandonado la fe en el gobierno como tal. Su política es, cada vez más, la política de las armas. La izquierda estadounidense es más lenta, pero está empezando a darse cuenta de que el sistema al que dan el nombre de democracia es cada año menos merecedor de ese nombre.

Está en marcha una incipiente crisis de ilegitimidad, sea quien sea el elegido en 2022, o en 2024. Según un análisis de la Universidad de Virginia sobre las proyecciones del censo, en 2040 el 30% de la población controlará el 68% del Senado. Ocho estados contarán con la mitad de la población. El mal reparto del Senado da ventajas de forma abrumadora a los votantes blancos sin estudios universitarios. En un futuro próximo, un candidato demócrata podría ganar el voto popular por muchos millones de votos y aun así perder. Hagan las cuentas: el sistema federal ya no representa la voluntad del pueblo estadounidense.

La derecha se está preparando para una ruptura de la ley y el orden, pero también está superando a las fuerzas del orden. La organización de la derecha dura se ha infiltrado ahora en tantas fuerzas policiales –las conexiones se cuentan por cientos– que se han convertido en aliados poco fiables en la lucha contra el terrorismo doméstico.

LOS SUPREMACISTAS BLANCOS EN EEUU NO SON UNA FUERZA MARGINAL; ESTÁN DENTRO DE SUS INSTITUCIONES

Michael German, un ex agente del FBI que trabajó de forma encubierta contra terroristas domésticos durante la década de 1990, sabe que las simpatías del poder blanco dentro de los departamentos de policía obstaculizan los casos de terrorismo doméstico. «La guía antiterrorista del FBI de 2015 instruye a los agentes del FBI, en los casos de supremacistas blancos, para que no los pongan en la lista de vigilancia de terroristas, como harían normalmente los agentes», dice. «Porque la policía podría entonces mirar la lista de vigilancia y determinar que son sus amigos». Las listas de vigilancia son una de las técnicas más eficaces de la lucha antiterrorista, pero el FBI no puede utilizarlas. Los supremacistas blancos en Estados Unidos no son una fuerza marginal; están dentro de sus instituciones.

Los recientes llamamientos para reformar o desfinanciar a la policía se han centrado en los prejuicios implícitos de los agentes o en las técnicas policiales. Los manifestantes son, en cierto sentido, demasiado esperanzadores. Los supremacistas blancos activistas en posiciones de autoridad son la verdadera amenaza para el orden y la seguridad estadounidenses. «Si nos fijamos en cómo llegan al poder los regímenes autoritarios, autorizan tácitamente a un grupo de matones políticos a utilizar la violencia contra sus enemigos políticos», dice German. «Eso termina con mucha violencia callejera, y el público en general se molesta por la violencia callejera y dice: ‘Gobierno, tienes que hacer algo sobre esta violencia callejera’, y el gobierno dice: ‘Oh, mis manos están atadas, dame un amplio poder de habilitación y voy a ir tras estos matones’. Y, por supuesto, una vez que se concede ese amplio poder, no se utiliza para perseguir a los matones. Se convierten en parte del aparato de seguridad oficial o en una fuerza auxiliar».

Los patriotas antigubernamentales han utilizado eficazmente la reacción contra Black Lives Matter para construir una base de apoyo con las fuerzas del orden. «Una de las mejores tácticas fue adoptar el parche «Blue Lives Matter». Estoy asombrado de que la policía haya caído en eso, que realmente apoye a estos grupos», dice German. «Una cosa sería si [los patriotas antigubernamentales] hubieran decidido uniformemente no atacar más a la policía. Pero no lo han hecho. Siguen matando a la policía. La policía no parece entender que la gente a la que miman, con la que se fotografían, es la misma que mata en otros lugares». El estado actual de las fuerzas del orden estadounidenses revela una contradicción extrema: el orden que impone está plagado de las fuerzas que provocan el terrorismo doméstico.

Basta con tener en cuenta: en 2019, el 36% de los soldados en servicio activo afirmaron haber sido testigos de «ideologías supremacistas y racistas en el ejército», según el Military Times.

En este momento supremo de crisis, la izquierda se ha dividido en facciones beligerantes completamente incapaces de afrontar la gravedad del momento. Están los liberales que conservan una fe injustificable en que sus instituciones pueden salvarlos cuando está totalmente claro que no pueden hacerlo. Luego están los woke, élites educativas y políticas dedicadas a un discurso de impotencia voluntaria. Cualquier institución fundada por los «woke» simplemente se come a sí misma -véase TimesUp, la Marcha de las Mujeres, etc.- convirtiéndose en irrelevante para cualquiera que no sea un cuadro cada vez más reducido de iniciados que pasan la mayor parte de su tiempo pensando en cómo destrozar a quien sea que quede. Se quedan sin poder más rápido que sus enemigos.

Lo que la izquierda estadounidense necesita ahora es lealtad, no alianzas. Debe abandonar cualquier fantasía imaginada sobre la santidad de las instituciones gubernamentales que hace tiempo renunciaron a cualquier pretensión de legitimidad. Apilar el tribunal supremo, acabar con el filibusterismo, convertir Washington DC en un estado, y dejar que los perros aúllen, y ahora, antes de que sea demasiado tarde. En el momento en que la derecha se haga con el control de las instituciones, las utilizará para derrocar la democracia en sus formas más básicas; ya se están apresurando a disolver cualquier norma que se interponga en su camino hacia el pleno empoderamiento.

La derecha ha reconocido lo que la izquierda no ha reconocido: que el sistema está en colapso. La derecha tiene un plan: implica violencia y solidaridad. No han abjurado ni siquiera de los Oath Keepers. La izquierda, por su parte, ha elegido la lucha interna como deporte.

Habrá quien diga que las advertencias de una nueva guerra civil son alarmistas. Todo lo que puedo decir es que la realidad ha superado incluso las predicciones más alarmistas. Imagínense retroceder sólo 10 años y explicar que un presidente republicano apoyara abiertamente la dictadura de Corea del Norte. Ningún teórico de la conspiración se habría atrevido a soñarlo. Cualquiera que lo previera, lo hacía con poca claridad. Las tendencias eran evidentes; sus fines, no.

Sería totalmente posible que Estados Unidos implantara un sistema electoral moderno, restaurara la legitimidad de los tribunales, reformara sus fuerzas policiales, erradicara el terrorismo interno, modificara su código fiscal para hacer frente a la desigualdad, preparara sus ciudades y su agricultura para los efectos del cambio climático, regulara y controlara los mecanismos de la violencia. Todos estos futuros son posibles. Sin embargo, hay una esperanza que debe rechazarse de plano: la esperanza de que todo se solucione por sí solo, de que Estados Unidos vaya dando tumbos hacia tiempos mejores. No será así. Los estadounidenses han creído que su país es una excepción, una nación necesaria. Si la historia nos ha demostrado algo es que en el mundo no hay naciones necesarias.

LAS CRISIS A LAS QUE SE ENFRENTA EEUU EN SUS FUNCIONES GUBERNAMENTALES BÁSICAS SON TAN PROFUNDAS QUE REQUIEREN VOLVER A EMPEZAR

Estados Unidos necesita recuperar su espíritu revolucionario, y no lo digo como una cita inspiradora. Quiero decir que, si quiere sobrevivir, Estados Unidos tendrá que recuperar su espíritu revolucionario. Las crisis a las que se enfrenta ahora Estados Unidos en sus funciones gubernamentales básicas son tan profundas que requieren volver a empezar. Los fundadores entendieron que el gobierno debe trabajar para la gente viva, y no para un montón de viejos fantasmas. Y ahora su fantasmagórica constitución, venerada como un documento religioso, está estrangulando el espíritu que animaba su empresa, la idea de que se moldea la política para adaptarla a la gente, y no al revés.

¿Tiene el país la humildad de reconocer que sus antiguas órdenes ya no funcionan? ¿Tiene el valor de empezar de nuevo? Como consiguió de forma tan espectacular en el nacimiento de su nación, Estados Unidos necesita la audacia de inventar una nueva política para una nueva era. Es totalmente posible que lo haga. Al fin y al cabo, Estados Unidos es un país dedicado a la reinvención.

Una vez más, como antes, la esperanza de Estados Unidos son los estadounidenses. Pero ha llegado el momento de enfrentarse a lo que a los estadounidenses de la década de 1850 les resultó tan difícil de afrontar: El sistema está roto, en toda la línea. La situación es clara y la elección es básica: reinvención o caída.


* Stephen Marche es novelista, ensayista y comentarista cultural. Es autor de media docena de libros como The Unmade Bed: The Messy Truth About Men and Women in the Twenty-First Century (2016) y The Hunger of the Wolf (2015). Ha escrito artículos de opinión y ensayos para The New Yorker, The New York Times, The Atlantic, Esquire, etc. Su último libro trata sobre la posibilidad de una guerra civil en Estados Unidos (The Next Civil War), publicado en enero de 2022.

Este artículo fue tomado de Misión Verdad y publicado originalmente en inglés en The Guardian el 4 de enero de 2022, la traducción fue realizada por The Guardian.

0 comments on “Miradas. EEUU. La próxima guerra civil ya está aquí.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: