Cultura

Pesebre Chopcca en el Vaticano muestra el arte suramericano con un mensaje de esperanza para el mundo

Por Yoselina Guevara

Martes 14 de dicienbre

Una parte de la belleza, la cultura y talento de los andes suramericanos se expone con el pesebre de Chopcca, Perú en la tradicional natividad de la Plaza San Pedro en el Vaticano. Desde el 10 de diciembre millones de turistas que visitan el corazón del catolicismo podrán apreciar el conjunto de 35 piezas, provenientes del taller del artista peruano Manuel Said Breña Martínez. Fue el propio Estado Vaticano el que eligió exponer el belén de la comunidad Chopcca en la mítica Plaza, como símbolo del cristianismo para la Navidad del 2021, además de homenajear con el mismo la celebración del Bicentenario de la Independencia del Perú. Esta iniciativa se lleva a cabo gracias al trabajo coordinado entre el Gobierno Regional de Huancavelica, la Embajada del Perú en Italia, la Representación diplomática del Perú ante la Santa Sede, el Ministerio de Cultura, el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo y Promperú.

Natividad con rostro andino

El sitio de origen de este singular pesebre es la comunidad campesina Chopcca, compuesta por 16 asentamientos, con más de 10 mil habitantes; la cual se encuentra en la región de Huancavelica, al noroeste de Lima, capital de Perú, a una altura entre tres mil 680 y cuatro mil 500 metros sobre el nivel del mar. Los Chopcca se identifican por un conjunto de costumbres culturales campesinas y un intenso sentido de pertenencia. Sus tradiciones incluyen el trabajo agrícola y ganadero, la artesanía textil, la música y la narración oral. En 2014, la comunidad fue declarada Patrimonio Cultural del Perú por su singularidad, representatividad e importancia en la cultura andina.

La novedad que introduce este Belén Chopcca es que todos los personajes incluyendo la Virgen María, San José, el Niño Jesús, los Reyes Magos, pastores y pastoras tienen todos los rasgos propios de los habitantes de los andes peruanos, además que están vestidos con los trajes típicos Huancavelicanos. Cinco escultores trabajaron arduamente en la elaboración de las figuras cuyos tamaños varían entre 1.50 a 1.80 metros, fueron realizadas totalmente a mano en madera de maguey (agave) y modeladas en yeso.

El paisaje natural de fondo en el cual están insertadas las figuras muestra un gran número de detalles que recrean la zona de Huancalino en los andes peruanos, con la presencia de animales típicos de la región de Huancavelica, como llamas, alpacas, vicuñas, ovejas, vizcachas, flamencos y gansos andinos. Vale destacar dentro de la decoración, la utilización de materiales como la piedra cancanlla y el ichu, elementos característicos de la zona. El cóndor andino, símbolo nacional peruano, está plasmado en uno de los ángulos del pesebre, mostrando todo su esplendor. La presencia y muestra de la biodiversidad andina, presentes en este pesebre quiere llevar al público un llamado a la reflexión sobre la necesidad de la preservación de la vida en el planeta, y de cómo estas comunidades andinas viven en armonía con la naturaleza en pleno siglo XXI.

Arte textil, simbología Chopcca

Los artistas que participaron en la realización de esta natividad cuidaron todos los detalles, en especial la vestimenta la cual en su totalidad son creaciones textiles propias de Chopcca. El personaje principal Jesús, es un bebé “Hilipuska”, está envuelto en una manta típica y atado con un “chumpi” o cinturón trenzado; en la composición se encuentra en los brazos de María que a su vez está sentada.  E pequeño niño andino es el centro del pesebre cuya luz de dulzura se refleja en el rostro de su madre. Los realizadores no renuncian a incluir una tradición de Chopcca que es el “fajar” a los bebés. En estas comunidades andinas fajan a los niños para que estén bien derechos; algunos pobladores y pobladoras refieren que los fajan para que no se asusten, otros dicen que es para que se forme bien su cuerpito, en los primeros meses de vida.

La madre de Jesús, María está también vestida a la usanza Chopcca, tiene un sombrero con bordados y lleva una manta que en la espalda tiene el escudo patrio con la vicuña, la cornucopia y el árbol de la quina. Complementa su vestuario una chaqueta y un corpiño, además de una falda y sobrefalda.

José está de pie, dentro de la escena, contemplando lleno de alegría al niño, lleva un sombrero negro con todos sus detalles, tiene también un poncho Chopcca (manto de lana sin mangas), su chumpi o faja, su chaqueta y su huaraca (onda). En su caso el tradicional bastón símbolo iconográfico del catolicismo, se convierte en una vara de mando; una insignia que representa al varayoc, que hay en las comunidades y los cuales son las autoridades.

Aparte de esta simbología de poder, el simbolismo Chopcca la vara es un amuleto de protección para la familia. A diferencia de otros pesebres, el ángel en este caso es terrenal, no se encuentra representado en lo alto, sino está a nivel de los demás personajes, es parte de quienes admiran el nacimiento de Jesús. Su condición angelical está dada por la presencia de unas grandes alas blancas, tiene un vestuario parecido al de José y lleva un instrumento musical que es el pincullo (de viento) y una tinya (pequeño tambor). Los Reyes Magos, no llegan en camellos si no están acompañados por llamas con banderas de Perú, llevan en sus sacos alimentos de la región, como papa, quinua, kiwicha o cañihua en lugar del oro, incienso y mirra.

Mensaje esperanzador andino

Más allá de la excelencia y magistral dominio de la técnica de elaboración, el pesebre de Chopcca causa un impacto en el espectador a través de la gran armonía que surge entre los personajes, los cuales parecieran estar conectados entre sí a través de la suavidad de los gestos, un lenguaje silencioso del cual emana el sentido de colectividad. Sobre el fondo negro o blanco de las prendas de vestir de los personajes, que incluye a los animales, resaltan una explosión de colores rojo, fucsia, morado, azul celeste, azul marino, amarillo claro, amarillo oro, granate y varios tonos de verde; hay sobre todo un predominio de los colores primarios y sus variantes. Esto hace que la composición en su totalidad esté impregnada de una inusitada alegría con la cual se genera un mensaje de esperanza al mundo, llenándolo de colores para un nuevo reinicio después de haber afrontado duros períodos de soledad y aislamiento por la pandemia. No cabe duda que este año al Vaticano ha arribado el optimismo y la pujanza de un continente que cada vez está más lleno de posibilidades.

Fuente. Revista Correo del Alba

0 comments on “Pesebre Chopcca en el Vaticano muestra el arte suramericano con un mensaje de esperanza para el mundo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: