China Mundo

Arabia Saudí se plantea aceptar yuanes para la venta de petróleo a China

Sábado 19 marzo, 2022

El Wall Street Journal publicó un informe de gran alcance. Señala que Arabia Saudí está en conversaciones activas con Pekín para fijar el precio de algunas de sus ventas de petróleo a China en yuanes.

De acuerdo con un artículo publicado en el sitio digital Zerohedge.com, uno de los elementos básicos de los últimos 40 años, y un ancla que apuntalaba el estatus de reserva del dólar, era un sistema financiero global basado en el petrodólar: se trataba de un mundo en el que los productores de petróleo vendían su producto a EE.UU. (y al resto del mundo) a cambio de dólares, que luego reciclaban en activos denominados en dólares y, al mismo tiempo, invertían en mercados denominados en dólares, apuntalando explícitamente el dólar como moneda de reserva mundial y, en el proceso, respaldando la posición de EE.UU. como superpotencia financiera indiscutible del mundo.

¡Comienza el desplome del dólar como moneda fiduciaria del funcionamiento global?

Un día después de que Zerohedge.com informara que «el Reino Unido pide más petróleo a los saudíes, incluso cuando Mohammad Bin Salman (MBS) invita a Xi Jinping a Riad para reforzar los lazos», el Wall Street Journa publica un informe de gran alcance.

Señala  que «Arabia Saudí está en conversaciones activas con Pekín para fijar el precio de algunas de sus ventas de petróleo a China en yuanes, «una medida que podría no sólo debilitar el dominio del petrodólar en el mercado mundial del petróleo -algo que Zoltan Pozsar predijo en su última nota- y marcar otro cambio del principal exportador de crudo del mundo hacia Asia, sino también una medida que apunta directamente al corazón del sistema financiero de EE.UU., que se ha aprovechado del estatus de reserva del dólar imprimiendo todos los dólares que ha necesitado para financiar el gasto del gobierno durante la última década.

Según el informe, las conversaciones con China sobre los contratos de petróleo a precio de yuan han sido intermitentes durante seis años, pero se han acelerado este año, ya que los saudíes están cada vez más descontentos con los compromisos de seguridad de décadas de Estados Unidos para defender el reino.

Los saudíes están enfadados por la falta de apoyo de Estados Unidos a su intervención en la guerra civil de Yemen y por el intento de la administración Biden de llegar a un acuerdo con Irán sobre su programa nuclear. Funcionarios saudíes se han declarado sorprendidos por la precipitada retirada de Estados Unidos de Afganistán el año pasado.

China compra más del 25% del petróleo que exporta Arabia Saudí, y si se cotiza en yuanes, esas ventas impulsarían la posición de la moneda china, y pondrían a la divisa china en camino de convertirse en una moneda de reserva mundial de petroyuanes.

Como admite incluso el WSJ, el cambio a un sistema de (petro)yuanes «supondría un profundo cambio para que Arabia Saudí fijara el precio de incluso algunos de sus aproximadamente 6,2 millones de barriles diarios de exportaciones de crudo en algo distinto al dólar», ya que la mayoría de las ventas mundiales de petróleo -alrededor del 80%- se realizan en dólares, y los saudíes han comerciado con el petróleo exclusivamente en dólares desde 1974, en un acuerdo con la administración Nixon que incluía garantías de seguridad para el reino. Parece que a los saudíes ya no les importan mucho las «garantías de seguridad» de Estados Unidos y, en cambio, están cambiando su lealtad a China.

Como recordatorio, en marzo de 2018, China introdujo contratos de petróleo a precio de yuan como parte de sus esfuerzos para hacer que su moneda sea comerciable en todo el mundo, pero no han hecho mella en el dominio del dólar en el mercado del petróleo, en gran parte porque el dólar siguió siendo la moneda elegida por los exportadores de petróleo. Pero, como Pozsar también señaló recientemente, para China el uso del dólar se ha convertido en un peligro puesto de manifiesto por las sanciones estadounidenses a Irán por su programa nuclear y a Rusia en respuesta a la operación militar a Ucrania.

La histórica transición de hoy no es precisamente una sorpresa: China ha intensificado su cortejo del reino saudí en los últimos años, ayudando a Arabia Saudí a construir sus propios misiles balísticos, consultando sobre un programa nuclear e invirtiendo en los proyectos favoritos del príncipe heredero Mohammad bin Salman, como Neom, una nueva ciudad futurista.

Mientras tanto, la relación saudí con Estados Unidos se ha deteriorado bajo el mandato del presidente Biden, quien dijo en la campaña de 2020 que el reino debería ser un «paria» por el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en 2018. El príncipe Mohammed, que según las autoridades de inteligencia estadounidenses ordenó el asesinato del señor Khashoggi, se negó a participar en una llamada entre el señor Biden y el gobernante saudí, el rey Salman, el mes pasado.

También se produce en un momento en el que la relación económica de Estados Unidos con los saudíes está disminuyendo: Estados Unidos se encuentra ahora entre los principales productores de petróleo del mundo, lo que supone un cambio radical con respecto a la década de 1980, cuando importaba 2 millones de barriles de crudo saudí al día, pero esas cifras han caído a menos de 500 mil barriles al día en diciembre de 2021.

En cambio, las importaciones de petróleo de China han aumentado en las últimas tres décadas, en consonancia con la expansión de su economía. Arabia Saudí era el principal proveedor de crudo de China en 2021, con 1,76 millones de barriles diarios, seguido de Rusia con 1,6 millones de barriles diarios, según datos de la Administración General de Aduanas de China.

«La dinámica ha cambiado radicalmente. La relación de Estados Unidos con los saudíes ha cambiado, China es el mayor importador de crudo del mundo y está ofreciendo muchos incentivos lucrativos al reino», dijo un funcionario saudí familiarizado con las conversaciones.

«China ha ofrecido todo lo que se pueda imaginar al reino», dijo el funcionario.

En retrospectiva, ahora sabemos la razón por la que MBS no atendía las llamadas telefónicas de Biden.

No hace falta decir que Estados Unidos no está contento con esta transformación histórica: un alto funcionario estadounidense dijo al WSJ que la idea de que los saudíes vendan petróleo a China en yuanes es «muy volátil y agresiva» y «poco probable». El funcionario dijo que los saudíes habían planteado la idea en el pasado cuando había tensión entre Washington y Riad.

Por supuesto, es posible que los saudíes den marcha atrás. El cambio diario de millones de barriles de petróleo de dólares a yuanes podría hacer tambalear la economía saudí, cuya moneda, el riyal, está vinculada al dólar. Los ayudantes del príncipe Mohammed le han advertido de los daños económicos imprevisibles si sigue adelante con el plan de forma precipitada. O tal vez, Arabia Saudí simplemente se está preparando para el día en que se rompa la vinculación para cortar el último vínculo importante con Estados Unidos.

Realizar más ventas en yuanes conectaría más estrechamente a Arabia Saudí con la moneda china, que no ha calado entre los inversores internacionales debido a los estrictos controles que Pekín mantiene sobre ella. Contraer las ventas de petróleo en una moneda menos estable también podría socavar las perspectivas fiscales del gobierno saudí.

Tal y como añade el WSJ, el impacto en la economía saudí dependería probablemente de la cantidad de ventas de petróleo en cuestión y del precio del crudo. Algunos economistas afirman que el abandono de las ventas de petróleo en dólares diversificaría la base de ingresos del reino y podría llevarle a reajustar el riyal a una cesta de monedas, similar al dinar de Kuwait.

«Si se hace ahora, en un momento de fuertes precios del petróleo, no se vería de forma negativa. Se vería más bien como una profundización de los lazos con China», dijo Monica Malik, economista jefe del Abu Dhabi Commercial Bank.

Aun así, los saudíes siguen planeando realizar la mayoría de las transacciones petroleras en dólares, pero la transición ha comenzado, y la medida podría tentar a otros productores a fijar el precio de sus exportaciones chinas también en yuanes. Las otras grandes fuentes de petróleo de China son Rusia, Angola e Iraq.

Fuente: Al Mayadenn

0 comments on “Arabia Saudí se plantea aceptar yuanes para la venta de petróleo a China

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: